Acerca de nosotras ·

jueves, 24 de julio de 2014

Rol de la mujer en dos periodicos de Ecuador


 Esta reflexión nos gustaria moviera a los medios a tener una actitud más igualitaria hacia las mujeres . Cuando vemos como somos tratadas para reclamo de compras varias , como se nos utiliza para anunciar al lado cualquier articulo poniendo cuerpos irreales no podemos por menos que constatar la desigualdad que nos excluye y seguira excluyendo sino hacemos algo para que cambie .
Revisados El Comercio y  El Telégrafo  durante una semana para analizar como se ve la mujer en ellos nos hemos encontrado lo siguiente : 

El Comercio
La mujer está practicamente excluida de los artículos de opinión como lo indica el que solo 2 mujeres en toda la semana hayan publicado frente a 46 hombres. Los temas son generalistas, de actualidad, nacionales e internacionales en ellos si la mujer está incluida es como parte de la humanidad cuyo modelo y centro es el varón.
Uno de los artículos escritos por una mujer habla sobre las aportaciones de los ancianos, acercándose más a la realidad cotidiana de la gente.
Hay varios artículos de miembros de la iglesia o en la temática se nos la recuerda con mensajes paternalistas.


 El Telégrafo
 El papel de la mujer en esta sección aumenta ligeramente, encontrándonos 5 mujeres frente a 29 hombres.
Los artículos tienen variada temática. Los articulistas reflexionan para su público sobre diversos temas de actualidad.  Se habla de violencia, pero de la violencia en los deportes. Potencian la anticuada idea de “patria “y de identidades con el gobierno que entendemos son más excluyentes que incluyentes.
Uno de los artículos escritos por una mujer se refiere a loar a José Martí, no hay sin embargo ningún artículo dedicado a ninguna mujer.
Siguen de cerca las doctrinas papales
En sus resúmenes online potencian los artículos de los hombres, apenas se pueden encontrar los de las mujeres.


 Respecto a su perspectiva de género.
Podría decirse que el Comercio corresponde a una derecha moderada y confesional y el Telégrafo representa a una izquierda con temor a la critica constructiva .
En ambas partes la mujer esta minusvalorada y su situación es desigual. Existe no obstante una apertura en el Telégrafo, más visible en el suplemento de cultura “Cartón Piedra” intentando mostrar las aportaciones de las mujeres en forma más igualitaria.
Dándose el caso que han citado a el  blog “heroínas “como fuente de las aportaciones de una mujer que trabaja el hierro en la provincia de Cuenca.

 No obstante las imágenes que llenan ambos periódicos son mayoritariamente masculina enviando la idea de un hombre que hace la realidad mientras que la mujer no aparece como gestora de la vida ni de las cosas, es la pasiva benefactora de cambios y avances o la sufridora permanente de la violencia constatada por las encuestas.
Son periódicos que valoran más la aportación de los varones y que no trabajan conscientemente  por la equidad ni con las mujeres ni con los pueblos originarios.
No pueden ninguno de los dos periódicos dejar de citar a mujeres que son importantes cargos políticos, pero desde un cierto menosprecio y siempre de forma menos relevante que a sus iguales hombres
En abril de 2013 en el Comercio comenzaron a hablar de Desaparecidos, frente a varias manifestaciones populares. Observando que los nombres citados eran todos de mujeres. El periódico  poco a poco ha ido introduciendo la idea de feminicidios y mostrando como respuesta a presiones feministas ante  el elevadísimo número de mujeres asesinadas
Es muy triste ver como estos medios son territorios de hombres en una sociedad que menosprecia a las mujeres y que hace que seis de cada diez mujeres en Ecuador sufra o haya sufrido violencia de género según muestran las estadísticas del INEC.

En cuanto a la imagen exterior que trasmite la mujer en ambos medios es tan estereotipada como la de la televisión.  No hay que olvidar que desde los colegios, universidades y ayuntamientos se eligen reinas que lucen con minifalda y ropa ajustada y cuyas fotos a escala natural aparecen incluso en las puertas de algunas universidades y encabezando todos los actos públicos y eventos. En estos concursos  casi nunca ganan las indígenas (quizá ni se les este permitido presentarse) y pocas veces las afrodescendientes .



Leer más...

miércoles, 23 de julio de 2014

Como detectar la violencia de género y ayudar a sus victimas


Generalmente, las mujeres que sufren malos tratos son incapaces de ayudarse a sí mismas debido al deterioro psicológico que presentan como consecuencia de la violencia reiterada. Por eso la detección y la atención profesional representan un apoyo clave para romper con la violencia de género y facilitar la normalización de la vida de la mujer y de las personas que de ella dependen,su reincorporación a la vida social y su recuperación psicológica.
Por otra parte, los discursos de negación, legitimación, justificación o naturalización de la violencia de género que siguen vigentes en nuestra sociedad y en una parte de las y los profesionales que intervienen en el proceso, así como los mitos y estereotipos mediante los que se transmiten, provocan en las mujeres un estado de conflicto e inseguridad en la percepción e interpretación de la agresión que están sufriendo, que paraliza o anula su capacidad de reacción y la búsqueda de soluciones y dificulta la detección por parte de los servicios que deben intervenir.Todo ello puede ocasionar diversas reacciones por parte de la mujer que es víctima de malos tratos, tal como se esquematiza en el siguiente cuadro:
En muchos casos, la negación o naturalización de la violencia por parte de las mujeres víctimas está condicionada por las siguientes circunstancias:
.-Miedo a reconocer el problema por temor a la desprotección, la falta de seguridad, los trastornos en la vida propia y en la de las hijas e hijos, etc.
.-Miedo a las amenazas y a sufrir acoso si se intenta romper la relación.
.- Vergüenza por el hecho de ser víctima de violencia y por el miedo a ser juzgada.
.- Sentimientos de culpa porque, en ocasiones, llegan a asumir que la violencia es merecida.
.- Sentimientos de comprensión y protección hacia el agresor, por sus circunstancias personales.
.-Percepción de que el maltrato no es severo, así como incapacidad para prever la evolución del mismo e identificar el peligro.
.- Miedo al futuro, especialmente cuando tienen menores o personas a su cargo.

Ante tales discursos es importante que las mujeres comprendan que el agresor:
.- Emplea la violencia para dominar e infundir temor en ella, como un ejercicio de poder, con el fin último de doblegarla.
.-Tiene un concepto estereotipado y sexista sobre la masculinidad y la feminidad. Ha interiorizado valores tradicionales de la superioridad masculina y piensa que es «su mujer», por lo que puede hacer con ella lo que considere.
.-Tiende a justificar la conducta violenta culpabilizando a la mujer. Le atribuye que su comportamiento no es el apropiado. No asume la responsabilidad de las agresiones considerando que el problema no es de él. Habitualmente lo proyecta hacia causas externas (familia, trabajo, estrés, desempleo, ebriedad, provocación por parte de la mujer).
.- Emplea estrategias para minar la seguridad, la autonomía y la autoestima de la mujer, tales como el aislamiento social (intenta impedir sus relaciones con familiares, amistades,compañeros/as de trabajo, etc.); la descalifica y humilla; desprecia y critica su trabajo, su conducta o actitudes, su modo de tratar a las/os hijas/os, etc.
.-Su comportamiento en el ámbito privado no se corresponde con su actitud y conducta en el público. En el ámbito social puede ser un individuo respetado y respetuoso, amable, solidario, equilibrado.
.-Es manipulador y controlador. En ocasiones utiliza a los hijos/as como un medio para poder seguir maltratando.
.-Ofrece grandes resistencias a cambiar, pues no reconoce sus actos como delictivos.
Muchas veces las mujeres presentan signos evidentes de la situación de violencia que se ejerce sobre ellas, especialmente físicos. En otros muchos casos las señales no son tan evidentes, por lo que la detección se puede apoyar en la observación de indicios de tipo psicosocial, sociosanitarios, laborales o económicos, que constituyen evidencias o pruebas relevantes para poder orientar y apoyar a la mujer.

http://www.gobiernodecanarias.org/opencms8/export/sites/icigualdad/resources/documentacion/Violencia/GuiaAtencionViolencia11.pdf

Leer más...

martes, 22 de julio de 2014

GRACIAS POR LAS 400.000 PAGINAS VISTAS

 Este blog nació con el deseo de unir luchas ,buscar soluciones y analizar problemas entre las mujeres de los dos lados del mediterráneo . Este afán persiste pero tras las primaveras hemos ampliado el ámbito de acción.
Hemos querido revisar y conocer nuestros derechos , analizar las bases de la sociedad machista , pensar en soluciones , dar y darnos pistas .
 Nos gustaría que fuéramos sabias y no nos dejáramos manipular por verdades eternamente asentadas para violentarnos y controlar nuestras vidas .
Un ejemplo , porque será que las mujeres terminamos siendo cuidadoras y ellos no ?  ¿ que sucede dentro de nosotras para dejar trabajos e ilusiones que a ellos no le pasa ?  ¿ que habremos de hacer para que los cuidados sean compartidos y apoyados por la sociedad con leyes adecuadas que se cumplan .
La Ley de dependencia , fue un éxito importante , su cumplimiento es vital en España .
El responsabilizarnos socialmente de los cuidados reflejaría una cierta madurez en unas sociedades, cuyas mujeres trabajan fuera de los hogares ,además de dentro. Es una respuesta necesaria que se ajustaría a los cambios sociales, pero la inversión de recursos la controlan mentes a quienes esto no les preocupa .

 Hoy se cumplen los 100 días del secuestro  de las niñas nigerianas .! No es una vergüenza ?

Vemos que el camino que nos queda en pos de la equidad es largo . CONTAMOS CON VOSOTR@S.

GRACIAS POR SEGUIRNOS .
Leer más...

lunes, 21 de julio de 2014

5 signos de sexismo sutil en el trabajo

Imagén publicitaria esterotipada y sexista de ropa de niñas/os en Ecuador 

El sexismo "invisible" sigue marcando muchos entornos profesionales; ver ejemplos de discriminación entre las líneas

São Paulo - Las mujeres se han ganado su espacio en el lugar de trabajo hace mucho tiempo. Sin embargo, algunas situaciones de la vida cotidiana muestran que, aunque debilitado, el machismo aún sobrevive en los detalles.

La buena noticia, según Sofía Esteves, presidente y fundadora del Grupo DMRH. , es que este tipo de actitud se está convirtiendo  en poco práctica en un mundo cada vez más exigente con  los resultados.

Ella explica que, además de la evolución cultural traída por las últimas décadas, la misma presión para la productividad quita  la atención sobre el sexo del profesional. Hombre ? Mujer? Al final, lo que importa es la  entrega", dice.
Aún así, los restos de sexismo son notables en algunos entornos. He aquí algunos ejemplos presentados por la ejecutiva:
1-. Más "control" en la vida personal
Según Sofía, se presta a una mayor atención a la programación de la salida de la mujer, y frases como: "Vaya, ahora son ustedes?" Se dice con con más frecuencia. Eso es porque se observa, juzgar y se hacen más comentarios sobre la intimidad de la misma.
Lo mismo vale para reuniones sociales como happy hours, dominadas por los hombres y las mujeres más jóvenes, a juicio de la ejecutiva. "Si una compañera de más edad decide tomar una cerveza con el grupo después del horario, seguramente será observado por sus colegas", señala.

2.- Desacreditar cuando se expresa  emoción "
Culpar  por tensión premenstrual  siempre es más fácil que escuchar a la mujer", dice Sofía. Etiquetada como demasiado emotiva  o pasional, una mujer puede ser devaluada por sus pensamientos o reacciones en la oficina .

Por la misma razón, es muy común confundir  asertividad con agresividad. "Las mujeres que exponen sus puntos de vista  con firmeza son tachadas  como intransigente y difíciles", comento  la ejecutiva.

3.- Mayor demanda de un compromiso
Aunque existe la presión por resultados para todos, las mujeres a menudo se sienten más obligados a hacerlo bien y demostrar sus habilidades.
"Generalmente son más aplicadas , minuciosas  e interesadas por los plazos,  lo que se deriva  en gran parte de sus propias expectativas y de las de su  ambiente  externo", dice Sofía.

 4.- Lenguaje más contenido
 Según Sofía, las profesionales de genero femenino  son  más ponderados al asumir  posiciones en el trabajo.
"Ellas piensan mucho más antes de hacer afirmaciones categóricas", dijo la ejecutiva. Por lo tanto, expresiones como "yo pienso" y "tal vez" aparecen con más frecuencia en el discurso de las mujeres.

5.- Elogio "paternalista"
Por supuesto, ser felicitado por una tarea bien hecha satisface a cualquier persona . El problema para Sofía,  es cuando hay una sutil ironía en las felicitaciones. En algunos casos, la insinuación  es evidente  de que el proyecto bien hecho ha sido   más  gracias a los caprichos de la mujer que  a su competencia ", dice la ejecutiva.
Claudia Gasparini

http://exame.abril.com.br/carreira/noticias/5-sinais-de-machismo-sutil-no-trabalho
Leer más...

domingo, 20 de julio de 2014

A vueltas con la construcción cultural de la menopausia


“La mujer se representa a partir de lo que el conocimiento médico predica sobre ella(...) Lahitte y Fitte

Parece que entrada la menopausia, las enfermedades se asientan en nuestra vida y no nos queda mas que llorar y quejarnos. Pobrecitas de nosotras gordas y  envueltas en sofocos y otros malestares, eso si seguiendo con los cuidados a los hij@s, esposo, padres, madres, abuel@s, suegr@s .. por que ni la Ley de Dependencia ni nadie nos va a ayudar . O no ???

 Siete de cada diez mujeres con menopausia presentan sobrepeso u obesidad

El inicio de la menopausia en Zamora (España) se sitúa en los 48,4 años y las mujeres, en esta etapa de la vida, presentan sobrepeso u obesidad en casi un 70% de los casos. Así se desprende de una encuesta llevada a cabo en 28 farmacias de Zamora en la que también han participado facultativos del resto del país. La encuesta también ha desvelado que el 72% de las zamoranas en edad menopáusica no sigue la dieta mediterránea y el 27,5% tiene problemas de salud altos o severos tales como presencia de síntomas vasomotores -sofocos o sudoración entre otros-, sequedad en la piel, retención de líquidos o problemas de sueño. Los datos se han presentado en el marco del Plan de Educación Nutricional por el Farmacéutico 5, centrado en la educación nutricional en la menopausia.

Los farmacéuticos participantes han asesorado a las mujeres que se han prestado a la encuesta en todo lo referente a hábitos dietéticos y estilos de vida saludables que les permitan mantener un buen estado de salud en esta etapa de la vida.

En esta línea el 43,5% de las mujeres reconoce tomar suplementos y complementos nutricionales para prevenir la aparición de síntomas asociados a la menopausia. Los farmacéuticos recomiendan seguir la dieta mediterránea por los "beneficios demostrados que puede tener en esta etapa de la vida". Que la mayoría de las mujeres no cuiden su alimentación "es un hecho a corregir ya que una correcta alimentación y unos hábitos de vida saludables ayudan a evitar que las mujeres contraigan osteoporosis, reumatismos o enfermedades psiquiátricas".

Por último, el 16% de las encuestadas declararon ser fumadoras y el 26% exfumadoras. Casi la mitad padecen alguna patología crónica, entre las que destaca la hipertensión arterial en uno de cada cinco casos. Un alto porcentaje reconoce que, en general, su estado de salud es bueno.


El climaterio es un momento crucial de la vida de la mujer que representa la transición entre el período fértil y la vejez. A pesar de tratarse de un estado fisiológico, provoca, en la mayoría de las mujeres, diversos síntomas y situaciones de salud que pueden alterar su dinámica social y laboral.
La pérdida hormonal que lleva al climaterio no se suele producir de manera brusca, sino paulatina. La primera fase conocida como premenopausia, dura aproximadamente unos 5 años, aunque dependiendo de diversos factores puede ser más corto o más precoz (mujeres fumadoras y sujetas a estrés, mujeres histerectomizadas total o parcialmente, etc.). En este periodo se producen diferentes cambios que pueden afectar tanto a aspectos físicos (prolongación del tiempo entre menstruaciones, síntomas vasomotores –sofocaciones– sudoraciones, sequedad de piel y mucosas, cambio en la distribución de la grasa corporal, inicio de un incremento en el ritmo de pérdida de la masa ósea), como a aspectos psicológicos o emocionales (mayor emotividad, irritabilidad, disminución de la capacidad de concentración, ansiedad, depresión, etc.).
En la segunda fase se produce la menopausia propiamente dicha, demarcada por la fecha de la última menstruación (12 meses sin regla), momento en el que desaparece su capacidad fértil y que se prolonga paulatinamente hasta llegar a la postmenopausia, etapa anterior a la edad senil. En estas dos etapas pueden producirse problemas de salud relacionados con los sistemas metabólico, cardiovascular, osteoarticular y genitourinario, principalmente.
Dentro del climaterio, la menopausia se sitúa alrededor de los 51,4 años con un espectro que va de los 48 a los 54 años, seguida por un largo período de postmenopausia.
Como se ha apuntado, en cada una de estas etapas pueden aparecer, dependiendo de diversos factores, distintos síntomas y situaciones de riesgo para la salud de la mujer. Algunos de ellos aparecen a corto plazo (como las sofocaciones, sequedad de piel y mucosas, cambios en la distribución de la grasa corporal, trastornos emocionales, etc.). Otros aparecen a medio y largo plazo, aunque son de mayor importancia. Entre ellos deben considerarse la pérdida de masa ósea (osteopenia y osteoporosis), los trastornos metabólicos (hiperlipidemia, hiperglucemia, trastornos tiroideos, etc.), trastornos cardiovasculares (hipertensión, etc.), trastornos reumáticos o trastornos genitourinarios (cistitis de repetición, incontinencia de urgencia, infecciones vaginales, etc.)
http://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/categorias/Paginas/Plenufar5.aspx
http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2014/07/17/siete-diez-mujeres-menopausia-presentan/775245.html
Leer más...

sábado, 19 de julio de 2014

Honduras, mujeres y violencia



TEGUCIGALPA (7 de julio de 2014) - La Señora Rashida Manjoo, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre violencia contra mujeres, sus causas y sus consecuencias, al cabo de una misión de ocho días a Honduras, durante la cual viajó a Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, pronunció la siguiente declaración:

“El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas me ha dado mandato de buscar y recibir información sobre la violencia contra las mujeres,  sus causas y sus consecuencias y recomendar medidas para eliminar todos los tipos de violencia contra las mujeres.

Quisiera manifestar mi agradecimiento al gobierno de Honduras por haberme cursado una invitación para llevar a cabo esta visita oficial al país. También agradezco a todos los interlocutores incluyendo funcionarios de Estado,  representantes de las organizaciones de la sociedad civil, de agencias de las Naciones Unidas, y muy especialmente a las sobrevivientes particulares de la violencia.

Durante la misión quedó claro que el Gobierno tiene disponibilidad de interactuar con el sistema internacional de derechos humanos en lo relativo a los derechos de las mujeres. Alabo al Gobierno por su disponibilidad de responder en este sentido y también por su compromiso para entablar diálogos abiertos y transparentes conmigo durante esta misión.

Contexto actual

El golpe militar del 2009, en el contexto histórico de un acerbo de pobreza, subdesarrollo,  e inseguridad ciudadana exacerbó aún más la situación en el país y ha tenido un impacto negativo en la sociedad hondureña en su totalidad. El nuevo gobierno asumió el mando en enero del 2014, y el país se halla actualmente en un estado de transición. Es aparente que se despliegan esfuerzos para consolidar las instituciones para fomentar la confianza en el nuevo gobierno, y al mismo tiempo atender el clima de crimen propagado y sistemático, de corrupción y de impunidad

Además el gobierno se enfrenta a una crisis financiera, y esto ha dado pie a decisiones encaminadas a consolidar las instituciones del Estado como parte de un objetivo más amplio para conseguir la cohesión, reducir la fragmentación y los costos, y también resolver el problema de la duplicación. Por ejemplo, ha habido una importantísima reducción en la cantidad de ministerios gubernamentales, de 38 a 15, como también una reducción de personal y de servicios especializados, incluyendo en el sector de la violencia contra la mujer. La respuesta a estas medidas es o bien positiva,  en el sentido de que se reconoce el valor de medidas destinadas a lograr eficacia de costos,  o bien negativa, pues se piensa que las medidas son una tentativa para debilitar las instituciones del Estado y para arraigar todavía más la falta de rendición de cuentas del Estado en relación a su responsabilidad de promover
y proteger los derechos humanos en general, y los derechos de la mujer y niñas en particular.

Según los informes, Honduras es uno de los países más violentos del mundo actualmente, debido a numerosos factores incluyendo la alta tasa de homicidios y los niveles alarmantes de otras manifestaciones de violencia, incluyendo lesiones, atracos y extorsiones. Además la proliferación de armas pequeñas y ligeras, el narcotráfico y las acciones de las pandillas violentas contribuyen  que haya niveles de violencia más altos aún. El papel y la influencia continuos del ejército en general, pero particularmente en las actividades policiales y docentes es algo que preocupa a muchos de los encuestados debido a lo que el pueblo ha vivido por los militares, y el temor y desconfianza que ha dejado esta institución de legado.

Asimismo el hecho de que en realidad no se haya conseguido la consolidación de instituciones, la alta tasa de rotación del funcionariado, y la politización de los procesos de nombramientos tienen un impacto negativo en la continuidad y sostenibilidad de las políticas y programas del Gobierno. Estos problemas preocupan sobremanera, y el actual gobierno de Honduras debe ponderar las repercusiones negativas de estas prácticas en la promoción y en la protección de los derechos humanos y el estado de derecho.

Manifestaciones y prevalencia de la violencia contra las mujeres.

En Honduras la violencia contra las mujeres está propagada, es sistemática, y su impacto se manifiesta de numerosas formas en las mujeres y las niñas. Impide el ejercicio de derechos civiles, políticos económicos, sociales y culturales y al desarrollo,  y por ende pone trabas a una ciudadanía efectiva. El clima del temor tanto en las esferas pública como privada, y la falta de rendición de cuentas por violaciones de derechos humanos de mujeres es más bien la regla y no la excepción.

Durante el transcurso de la misión tomé nota de un sinnúmero de preocupaciones en relación a los altos niveles de violencia doméstica, femicidio y violencia sexual. En un contexto en que se impugnan los datos empíricos verificables en relación a todas las manifestaciones de violencia contra mujeres, hay que destacar las pruebas anecdóticas y también los datos del sector estatal como el no estatal. En general se indica que están aumentando los incidentes de violencia contra las mujeres. Por ejemplo se señaló que entre 2005 y 2013, hubo un aumento de 263.4% en la cantidad de muertes violentas de mujeres. Según la Encuesta Nacional de Salud y Población para el periodo 2011- 2012,  el 27% de las mujeres de edades entre los 15 a 49,  y el 37% de mujeres entre los 45 y 49 años de edad han sufrido violencia física en algún momento de  sus vidas.

Según las estadísticas de Ministerio Público hubo unas 16.000 alegaciones reportadas de numerosas expresiones de violencia contra las mujeres durante el año 2012, 74,6% de ellas relativas a la violencia doméstica e intrafamiliar,  y el 20% a delitos sexuales. De 2009 a 2012 fueron presentadas  82,547 denuncias de violencia doméstica, lo que representa un promedio de 20,637 quejas por año, de las cuales 92% fueron interpuestas por mujeres. Se me informó que en el 2013 aproximadamente se presentaron 2851 quejas de violencia sexual,  con la tasa de prevalencia aumentando de 4,6 en 2008 a 8,6 en 2010.

Asimismo mis interlocutores me han destacado el vínculo entre violencia de género ya sea sexual, física o de otra índole y la migración. Las causas de la migración de mujeres y niñas incluyen la huída por violencia, pobreza, falta de oportunidades y también por un sentido generalizado de inseguridad. La violencia, la explotación, las desapariciones y el desplazamiento forzoso de la familia o de la comunidad son algunas de las consecuencias de la migración. También señalo con preocupación el contexto actual de los informes acerca de los miles de menores no acompañados,  tanto niños como niñas,  que están migrando a Estados Unidos de América desde los países en la región incluyendo Honduras. Estos niños que a menudo viajan solos están huyendo por los niveles cada vez más grandes de extrema pobreza, extorsión, el riesgo de reclutamiento forzoso a pandillas en sus comunidades y escuelas locales, violencia física, abuso doméstico y/o  otros tipos de inseguridad contra personas a nivel nacional. En cuanto a rendición de cuentas, perduran grandes retos por actos de violencia contra mujeres y niños. Por ejemplo se indica que la tasa de impunidad es de 95% por casos de violencia sexual y femicidio. En lo relativo a los casos de violencia doméstica,  el comité CEDAW señaló en 2006 que solamente se resolvía el 2,55% de ellos.

La falta de aplicación efectiva de la legislación, los obstáculos como la discriminación en el sistema judicial, las inconsistencias en la interpretación y aplicación de la legislación, y la falta de acceso a servicios que promuevan la seguridad y que atiendan a la prevención de futuros actos de violencia son los principales desafíos identificados para encarar la violencia contra las mujeres.

En las entrevistas se pudo despejar también los altos niveles de cinismo en cuanto al funcionamiento y la capacidad de las instituciones existentes para promover y proteger los derechos humanos de las mujeres. Esto a su vez hace que por costumbre no se denuncien casos de violencia contra  mujeres y niñas. Además muchos interlocutores indicaron que no consideran el sistema de justicia como una opción viable para conseguir recurso, por distintos factores , a saber respuestas deficientes de la policía, el que no se investiguen los casos debidamente, los bajos niveles de imputación, las actuaciones larguísimas, y las tasas de condena bajísimas en los casos de violencia contra mujeres.

En relación al suministro de medidas y servicios de protección, también me preocupa que no haya suficientes instalaciones, a saber refugios para mujeres maltratadas y casas seguras para mujeres que tienen que ingresar en el programa de protección de testigos. Asimismo me quedé consternada al enterarme de casos en los que los funcionarios del Estado hacen caso omiso de las necesidades de las mujeres maltratadas, pues remiten casos de alto riesgo de mujeres maltratadas y también de testigos atemorizadas a refugios para víctimas de la violencia doméstica. Esta desatención hace que el refugio, su personal, como sus usuarias igualmente se hallen en una situación de extrema vulnerabilidad que impide brindar asistencia efectiva a las víctimas, y  tampoco se puede garantizar su seguridad. El Estado tiene el deber de brindar una protección diferenciada y apropiada a las mujeres y no puede justificar la imposición de su responsabilidad primaria que es prevenir actos de violencia contra mujeres y proteger víctimas, a terceras partes. Otra fuente de preocupación es la prohibición del aborto y de la contracepción de emergencia, pues tiene un impacto negativo en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y niñas hondureñas, incluyendo los de las que han sido violadas.

La creación de una unidad o departamento de género con  personal profesional para atender las necesidades terapéuticas y de otra índole de las mujeres forma parte de los esfuerzos de los gobiernos de municipios para brindar servicios a ese nivel. Desafortunadamente estos servicios están vinculados a las financiaciones de donantes y su sostenibilidad es fuente de preocupación. También ha suscitado preocupación el cierre o la fusión de las unidades de investigación, pues se traspapela la especificidad en el enjuiciamiento de los crímenes contra las mujeres, como también la falta de equipo y de herramientas apropiados, y los escasos recursos humanos, pues todo esto erosiona la rendición de cuentas por este tipo de crímenes.  

La recopilación limitada de datos sobre la prevalencia, como también los datos sobre los resultados de las investigaciones y enjuiciamientos de estas unidades especializadas es también otra fuente más de preocupación tanto a nivel central como municipal. Esto a su vez plantea preguntas sobre la base de la ley,  y también sobre las respuestas de política y de programas.

Conclusión

Es de capital importancia reconocer que la violencia contra las mujeres y niñas es una violación de derechos humanos, que está arraigada en múltiples formas de discriminación y desigualdad transversales y que está sumamente vinculada a la situación social y económica de las mujeres. No se puede exagerar nunca la importancia que se convierta en norma la rendición de cuentas por actos de violencia contra la mujer, sobre todo dentro de un contexto de impunidad generalizada hacia la violencia en las esferas pública y privada. El que no haya un enfoque, y tampoco medidas efectivas para colmar las necesidades de empoderamiento de las mujeres también es un factor que contribuye a la inseguridad y al miedo continuos, y que impide que haya posibilidades de eliminar todas las formas de violencia contra mujeres y niñas. También con preocupación he tomado nota de las medidas ineficaces para lograr una transformación social,  pues se llevan a cabo a través de actividades que no son sostenibles y que no logran el objetivo de desbaratar los mitos y estereotipos acerca los papeles y las responsabilidades de género.

Asimismo es importante recordar que Honduras tiene obligaciones internacionales legales que cumplir, como están plasmadas, entre otros tratados, en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Convención sobre los derechos del niño. El Estado tiene la responsabilidad de actuar con debida diligencia para eliminar todas las formas de violencia contra mujeres y niños. Esta responsabilidad incluye la protección, la prevención, la investigación, la sanción y el suministro de recursos efectivos incluyendo medidas de resarcimiento. Además el Estado tiene la responsabilidad de exigir cuentas a las autoridades del Estado que incumplen en el momento de proteger y prevenir las violaciones de los derechos humanos de las mujeres debido a la falta de respuesta, o debido a respuestas ineficaces. Es imperativo que el gobierno de Honduras, en su respuesta,  se oriente por el interés superior de todas las mujeres y niñas.

Mis hallazgos figurarán de manera exhaustiva en el informe que presentaré ante el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en junio de 2015.


El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas nombró a la Señora  Rashida   Manjoo (Sudáfrica) Relatora Especial sobre la violencia contra mujeres, sus causas y sus consecuencias en junio del 2009. Como Relatora Especial,  es independiente de cualquier gobierno organización y trabaja a título personal. La Sra. Manjoo es catedrática de derecho público en la Facultad de Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo.

Para más información, ver: http://www.ohchr.org/SP/Issues/SRWomen/Pages/SRWomenIndex.aspx

Para más información acerca del mandato de la Relatora Especial, ver: http://www.ohchr.org/SP/Issues/SRWomen/Pages/SRWomenIndex.aspx
http://www.hn.undp.org/content/honduras/es/home/presscenter/articles/2014/07/07/informe-preliminar-de-la-visita-a-honduras-realizada-por-la-relatora-especial-de-la-onu-sobre-la-violencia-contra-las-mujeres-/
Leer más...

viernes, 18 de julio de 2014

La menopausia construcción cultural limitante para las mujeres


Si bien la menopausia es un evento biológico, el significado atribuido a ésta es cultural. Nuestras percepciones de la menopausia están ligadas a asunciones culturales más amplias sobre la feminidad, envejecimiento, y concepciones médicas en general. En este sentido, tanto la menopausia, como el género, pueden ser entendidos como construcciones culturales que reflejan y refuerzan valores y asunciones culturales más amplios (Webster, 1993, 243).

En torno a los 45 años comencé con las irregularidades finales en la menstruación, que en mi caso siempre fue irregular. Lejos de sentirme feliz por comenzar una etapa en la que no tener que estar usando métodos anticonceptivos, parecía que llegaba una fase tenebrosa en la que quedaban palpables todas las carencias.

Justamente ese año murió mi amiga y cuñada de un cáncer de mama.  Frente a esta situación aún no alcancé a pensar que el modelo medico hegemónico[1]   que impone el patriarcado no ofrece la adecuada respuesta a los procesos de degeneración humana y por otra parte en muchas ocasiones a las mujeres no nos permite ser conscientes de cómo está afectada la relación salud / enfermedad/ atención por el género enfrentado la enfermedad sin cuestionarnos ni sus orígenes, ni su tratamiento ni como plantarle cara.
 Por ejemplo: Supe con posteridad que para la detección del cáncer de próstata en los hombres, las investigaciones al respecto han hecho que se conozcan unos marcadores tumorales que se pueden ver en un simple análisis de sangre. La falta de estudios sobre los canceres de mama no ha permitido obtener marcadores análogos y hace que las mujeres sigamos padeciendo los terribles efectos de todo el mundo
 Es claro como el cuerpo de la mujer ha sido planteado como el otro, el raro, el débil, el enfermizo, el necesitado de medicamentos, pero sobre el que no se ha estudiado ni investigado a fondo por comodidad para las farmacéuticas y por entender que lo que valía para el hombre habría de valer para la mujer.
El Patriarcado que ha identifica como órgano exclusivo de mujer el útero (ὑστέρα en griego),   ha identificado a este con la histeria. [2]  Y hoy día se denomina histerectomía [3] a la extirpación de todo el útero o parte de él
En la época de Hipócrates, se creía que el útero era un órgano móvil, que deambula por el cuerpo de la mujer, causando enfermedades a la víctima cuando llega al pecho. A este desplazamiento se le atribuían los trastornos sintomáticos, esto es, la sofocación o las convulsiones.
La etimología de la palabra recoge, por tanto, esa idea: la histeria como una enfermedad del útero y, por lo tanto, propia de la mujer, que causa trastorno en el comportamiento psicológico.
Desde antiguo se conocía el mal suponiendo que todo partía de lo que los griegos llamaron útero ardiente debido a la ansiedad de las mujeres, su estado de irritabilidad, las fantasías sexuales y, sobre todo, una excesiva lubricación vaginal. Lo achacaban al estado de frustración en que se encontraban.
La biomedicina en su construcción castradora iba identificando la histeria como el resultado de un estado de frustración pero no iba a la raíz de la causa del problema. Las vidas de las mujeres a las que se negaba el acceso a la cultura, se colocaba permanentemente en situación subalterna, no se la permitía salir de un círculo de obligaciones en el que no se realizaban ni desarrollaban ni las hacían estar satisfecha negándole el control sobres sus vidas debían ser felices y si no lo eran estaban enfermas.
En lugar de ser visto como cuna de la vida, el útero se identificaba como un órgano generador de enfermedad. Que decir de la consideración de las distintas aportaciones de la mujer y el hombre al desarrollo de la vida. El papel de la mujer en la procreación era estimado como pasivo y secundario, pues sólo el semen del hombre contenía el principio vital de ahí su nombre, que significa “semilla”. El hombre aportaba la forma, el alma y la mujer, la materia, considerada inferior.
La construcción del cuerpo desde la biomedicina en tanto modelo explicativo y constructor de realidad, se caracteriza por partir del cuerpo masculino como modelo de cuerpo humano. Esta idea se ha logrado a partir de construir primero un cuerpo isomorfo, es decir, un cuerpo único, mientras que se mantenía la idea de la inferioridad del cuerpo de la mujer. El siglo XVII trajo consigo el inicio del largo y lento proceso de sexualización del cuerpo y el establecimiento de un dimorfismo sexual que tuvo como uno de sus primeros rasgos distintivos resaltar la perfección del cuerpo de la mujer dentro de la idea de la diferencia entre los sexos (Ortiz: 2002:35).
Este proceso comenzó por considerar el útero como el órgano a partir del cual construirla diferencia entre los cuerpos. Este órgano sirvió para ensalzar las diferencias yconstruir una idea positiva de la maternidad, apoyando las políticas demográficas del momento que buscaban altas tasas de natalidad. Posteriormente, la sexualización de los cuerpos, es decir, la construcción de los mismos como diferentes a partir de las ‘marcas sexuales de sexo’, fue más allá del útero y, alcanzó al cuerpo en todas sus partes, anatómicas primero, funcional y mental después. La construcción de la imagen de inferioridad física y social de las mujeres fue apareciendo como parte de este proceso.
La ciencia para Teresa Ortiz llegó a:
(…) oponer inteligencia y feminidad y establecía una ecuación según la cual, aun admitiendo los beneficios de la educación para el desarrollo intelectual, detectaba una incompatibilidad entre la instrucción y la capacidad de procrear (Ortiz, 2002:36)
Tras enfrentar esta realidad no nos queda otra que cuestionarnos con Foucault cuales han sido los productores ‘de verdad’ en nuestra sociedad, es decir, los constructores de esta manera específica de ver la realidad, que ha sido creada por un colectivo e impuesta al resto de la sociedad. Y lo primero a lo que nos induce es a preguntarnos:
¿Cuál es el estatuto de los individuos que tienen – y sólo ellos – el derecho reglamentario o tradicional, jurídicamente definido o espontáneamente aceptado, de pronunciar semejante discurso? (Michel Foucault, 2002: 82)
Este autor destaca en los últimos siglos el papel de la biomedicina como creadora de conceptos y realidades en nuestra sociedad. Este modelo explicativo de la realidad se basa y esta interrelacionado con el modelo religioso y el jurídico, los cuales impusieron su manera de explicar y afrontar el mundo.
Del modelo religioso y su visión sobre la mujer es interesante destacar el hecho de que la religión católica anteponga la virginidad de la madre de Dios a su propia maternidad y así esta es llamada Virgen María. La perversión sexual de los padres de la iglesia se ha aposentado en el Patriarcado ayudando a construir un modelo medico hegemónico lleno de prejuicios.
Se requiere un proceso de toma de conciencia y empoderamiento para enfrentar el modelo explicativo y constructor de la realidad que impone la Biomedicina, En mi caso este cuestionamiento surgió porque me sentí estafada por la clase médica pues tanto mi amiga como yo seguíamos regularmente las pautas marcadas para la detección de tumores por lo que no se entendía que no se lo hubieran detectado a tiempo y actuado salvando su vida.
Este proceso me ayudo a reflexionar sobre la necesidad de ser feliz para querer vivir más, sobre la relación cuerpo mente y me plantee analizar las aportaciones que desde otras culturas se habían hecho para enfrentar diversos tipos de dolencias, introduciendo la acupuntura, la quiropráctica e incluso la ingesta de determinadas raíces conforme a la medicina China.
  En los pocos contactos que tenía con el modelo medico hegemónico (MMH) más me lo cuestionaba por los procesos de medicalización que promovía, la falta de prevención, la falta de relación entre la vida diaria, las relaciones sociales, alimentación, situación emocional y sus prescripciones
 En uno de los casos que me acerque al MMH frente a los desarreglos en la menstruación, tome estrógenos. Debía hacerlo en las noches y notaba una gran sensación de vértigo al moverme. Un día olvide tomar la pastilla y la tome en el día, estuve mal y decidí dejarla. En ningún caso me pregunte si ese medicamento estaba sufrientemente testado y cuáles serían los efectos secundarios. Asumía las reglas de la Biomedicina sin cuestionarla, dejaba su poder actuar sobre mí sin reflexionar.
En torno a los 50 años  la comunidad de Madrid nos invitó a una conferencia sobre la menopausia, la cuestión no podía ser más deprimente , entrabamos en una fase que quedaba fuera de nuestro control , nada podíamos hacer más que aceptar el deterioro físico o tomar productos  farmacéuticos con  estrógenos . Sin duda el doctor que nos dio la conferencia era de una empresa farmacéutica e insistía en patologizar un proceso natural de la vida para beneficio de su empresa.
Y es que la menopausia si observamos la definición[4] de la Real Academia de la Lengua, como no podía ser de otra forma reforzando al Patriarcado   nos remite finalmente a la desaparición de la función genital. Parece contarnos el diccionario que la función de los genitales es exclusivamente la reproducción, lo cual demostradamente no es verdad. Los seres humanos tenemos relaciones en las que usamos los genitales en las que la procreación representa un mínimo porcentaje. El afecto, la ternura, la pasión pasan por vías genitales sin pedir un retoño como respuesta y sin tener límite de edad tanto en hombres como en mujeres.
Pero para la RAE nuestros genitales dejan según su definición de funcionar en el momento en que no somos fértiles. Este es el mensaje. Somos seres incompletos negados a una vida plena.
Las mujeres que solo éramos validas en esta sociedad patriarcal por ser madres, con la menopausia dejamos de tener ese potencial, perdiendo lo que nos hacía valiosas.
Es complicado para muchas personas entender que esto es una mentira que forma parte del biopoder que nos quiere controlar, dirigir y limitar.  Todas sabemos que de los óvulos que la función genital nos proveyó, en mi caso solo use hasta último término dos.  Es absurdo cuantificar el funcionamiento de los genitales solo por el número de hijas o hijos tenidos. Es preciso entender a la persona humana de forma más holística como nos enseñan visones de otras culturas y entender la vida como formada por distintas etapas en las que el cuerpo modifica la intensidad de comportamiento de sus órganos
Poco a poco entendí que debía utilizar mis conocimientos y no dejarme guiar como una persona ciega por unas prescripciones médicas a las que mi cuerpo no respondía como se esperaba, sino que más bien rechazaba. Trate de escucharme a mí misma y ver el efecto que sobre mi hacían distintos cambios vitales. Intente buscar sustitutos a la carencia de mis propios estrógenos con  estrógenos de origen  vegetal, busque alimentos que de forma natural incluidos en mi dieta aumentaran mi capacidad autoinmune como  determinadas setas que comencé a introducir en la dieta, aparte de controlar la alimentación entendiendo que no daba igual comer cualquier cosa , pues las consecuencias las estaba viendo en una incipiente artrosis en los dedos de las manos a las que el modelo medico hegemónico solo daba medicamentos eternos como respuesta   reduje  el azúcar y la leche a límites mínimos cambiando por un  aporte de calcio vía frutos secos . Fui a acupuntura y comencé a hacer ejercicio de forma regular y a caminar sustituyendo lo que podía el metro y el autobús. A estos cambios mi cuerpo respondió muy positivamente reduciéndose mi artrosis y mejorando mi calidad de vida
En cuanto al deterioro fisiológico de la vida es común en hombres y mujeres pero apenas se habla de la andropausia, aunque sí y mucho de Viagra. Los problemas de envejecimiento de los hombres se tapan inmediatamente con esa pastilla pareciera que sus tejidos no se ven afectados por los cambios hormonales y que sus trastornos se limitan a los de la erección. El biopoder actúa en la dirección que encuentra necesaria e, inserto desde el patriarcado, sigue exigiendo a los hombres conforme a los estereotipos de género, una potencia permanente que a veces los mata.
En el caso de las mujeres, tras el éxito económico de Viagra han intentado las industrias farmacéuticas resolvernos un problema que no teníamos y están trabajando por conseguir una píldora similar así como ha estado a pesar de nuestra salud proponiéndonos los Tratamientos hormonales sustitutorios que han matado a más mujeres de las que han mejorado su vida.
 Frente a este poder dirigido por las farmacéuticas el libro LOS CRÍMENES DE LAS GRANDES COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS de Teresa Forcades i Vila, nos pone de relieve la necesidad de ser cuidaos@s con nuestras vidas en relación a ellas. Sus deseos de beneficios pueden claramente atentar contra nuestra salud.
Traemos el desarrollo de la gestación de un proyecto que podría ser muy lucrativo para ellas a espaldas a los intereses reales de las mujeres:
En el año 1997 –pocos meses antes de que Viagra apareciera en el mercado– ya había tenido lugar en Cape Cod (Nueva York) el primer encuentro de especialistas médicos para determinar el perfil clínico de la “disfunción sexual femenina”. La iniciativa, organización y financiación del encuentro corrieron a cargo de 9 compañías farmacéuticas muy preocupadas por el hecho de que no existiera una definición de este trastorno compatible con un potencial tratamiento farmacológico.
Los promotores de tal encuentro eligieron entre sus colaboradores directos las personas que debían asistir al mismo. El objetivo de la reunión era diseñar la estrategia adecuada para crear una nueva patología en función de los intereses económicos de la industria farmacéutica. Un año y medio más tarde, en octubre de 1998, se celebró en Boston la primera conferencia internacional para la elaboración de un consenso clínico sobre la disfunción sexual femenina  8 compañías farmacéuticas financiaron esta conferencia y 18 de los 19 autores de la nueva definición “consensuada internacionalmente” admitieron tener intereses económicos directos con estas u otras compañías.
Un año más tarde, en 1999, apareció un artículo en la revista JAMA titulado “Disfunción sexual en EEUU: prevalencia y variables predictivas”, en el que se afirmaba, supuestamente con objetividad científica, que un 43% de la población femenina de EEUU sufría la “nueva enfermedad” definida según los intereses de la industria farmacéutica.
Los pasos seguidos para identificar a la “población enferma” fueron los siguientes:
1) se elaboró una lista de “problemas” considerados cada uno de ellos de suficiente peso como para justificar el diagnóstico de la nueva enfermedad si una mujer los había presentado durante dos meses o más en el último año;
2) se pasó el cuestionario a una muestra de 1.500 mujeres;
3) se evaluaron los resultados de forma que responder “Sí” a uno solo de los ítems se consideró criterio suficiente para identificarla enfermedad.
Uno de los 7 ítems era la ausencia de deseo sexual. Es decir, que las mujeres que respondieron que no habían tenido deseo sexual durante dos meses o más en el último año, automáticamente –independientemente de si estaban de luto por la muerte de un ser querido, preocupadas por falta o por exceso de trabajo, atrapadas en una relación insatisfactoria o gozando de una etapa de plenitud interior–, quedaron etiquetadas de “disfuncionales” y pasaron a engrosar el porcentaje de candidatas potenciales para el tratamiento que la industria farmacéutica confiaba poder desarrollar en breve. Dos de los tres autores del citado artículo tenían vínculos económicos con laboratorios farmacéuticos.
El mismo año, en octubre de 1999, tuvo lugar un tercer encuentro sobre el tema, organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, pero promovido y financiado por 16 compañías farmacéuticas. El 50% de los asistentes admitieron tener intereses en la industria farmacéutica. Del encuentro surgió el Fórum para la Función Sexual Femenina, que celebró dos conferencias más en los años 2000 y 2001 en Boston gracias a la financiación de 20 compañías farmacéuticas, lideradas por Pfizer.
En el año 2003, esta manipulación de los criterios médicos en función de los intereses comerciales fue denunciada por Ray Moynihan en una de las revistas médicas de mayor prestigio, el British Medical Journal. Los editores de la revista recibieron en 6 semanas un total de 70 respuestas y comentarios con relación al artículo de Moynihan. 2/3 de las respuestas fueron de apoyo y confirmaron la indignación de los profesionales de la medicina ante dicha manipulación aunque, como deja bien claro una de las respuestas, sin ellos no podríaproducirse. Si los médicos no colaborásemos con los abusos de las compañías farmacéuticas, esos abusos no acontecerían.
En diciembre de 2004, la agencia reguladora de los medicamentos en EEUU impidió que se comercializara el primer medicamento destinado a sanar la “disfunción sexual femenina” (el parche de testosterona de los laboratorios Proctor y Gamble). Los responsables de los estudios clínicos –todos financiados y supervisados por Proctor y Gamble– habían presentado sus resultados de forma sesgada, de modo que lo que eran unos beneficios dudosos y unos más que probables efectos secundarios peligrosos (cáncer de pecho y enfermedad cardiaca) se anunciaban como beneficios claros y riesgos negligibles. De momento aún no ha sido desarrollado ningún otro medicamento para la disfunción sexual femenina, entre otras cosas debido a una creciente conciencia por parte de todos los agentes implicados de los efectos nocivos del exceso de influencia de las compañías farmacéuticas en el ejercicio de la medicina.
La disfunción sexual femenina (como cualquier otra enfermedad) tendría que ser estudiada en función de los intereses médicos de las mujeres afectadas y no en función de los intereses económicos de algunas de las empresas más ricas del planeta.
Otro campo trabajado por las Farmacéuticas ha sido la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) para paliar los problemas ocasionados por la menopausia.
Los intereses económicos junto con el patriarcado son las únicas razones que nos pueden ayudar a entender que se aplique el THS que aunque pueda disminuir el riesgo de fracturas, aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, eventos tromboembólicos, enfermedad de la vesícula biliar e incontinencia urinaria además de otros efectos adversos, y que sigamos encontrando información que se empeña en entender que es necesaria para el 80 % de las mujeres:
La Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) es muy efectiva en el tratamiento de los síntomas menopáusicos. Un gran número de estudios ha demostrado una mejoría de los sofocos, de las alteraciones psicológicas y otros síntomas generales.
Hay evidencias de que el tratamiento hormonal sustitutivo es también más eficaz que el placebo en la atrofia vaginal y en las alteraciones urinarias dificultades del vaciamiento, de la frecuencia y de la urgencia urinaria.
Numerosos estudios sugieren que la THS disminuye los factores de riesgo cardiovascular y el reinfarto de miocardio, mejora la densidad mineral ósea y la atrofia urogenital, y, posiblemente, disminuye el riesgo de ictus. Además, y debido a recientes investigaciones, la enfermedad de Alzheimer es menos frecuente en mujeres que usan THS, hecho que sugiere que el tratamiento hormonal disminuye el riesgo de padecer esta enfermedad.
 Queda según lo expuesto claras las palabras de Lahitte y Fitte : “la mujer se representa a partir de lo que el conocimiento médico predica sobre ella. Es decir, se representa la sumatoria de síntomas que dan cuenta de la menopausia como proceso patológico. La construcción biomédica de la menopausia se contrapone a otras concepciones de este proceso surgidas por un lado en diferentes investigaciones antropológicas y, por otro, desde las críticas del movimiento feminista. Desde estas perspectivas se propone que la experiencia de la menopausia es un proceso construido culturalmente, dependiente del contexto socio-histórico en que se desarrolla y que el carácter patológico que se le asigna en las sociedades occidentales es también una construcción socio-cultural”.
Seguimos constatando la indefensión de la que nos habla Carme Valls en su libro Mujeres invisibles y la necesidad de enfrentarnos al biopoder patriarcal.



Bibliografia :
Barber Webster, Joy. 1998    Meno-Boomers and Moral Guardians. An: Exploration of the Cultural Construction of Menopause. En: The Politics of Women’s Bodies Sexuality, Appearance and Behavior. Rose Wietz, ed. Oxford University Press. 1998.
Blass Lahitte Héctor, Fitte Ana Leticia 2007 . Antropología y construcciones de género: publicidades gráficas y menopausia
Butler, Judith  1990    El género en disputa. México: Paidós.
Forcades i Vila Teresa, LOS CRÍMENES DE LAS GRANDES COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS de http://www.alames.org/documentos/crimenesfarma.pdf
Foucault, Michel, Microfísica del Poder. Madrid: La Piqueta, 1992, pp. 191-193(2002): La arqueología del saber, Siglo XIX Editores, Argentina(2003) Vigilar y castigar, nacimiento de la prisión; Siglo XXI Edit, Buenos Aires.
Ortiz Gómez, Teresa, “El papel del género en la construcción histórica del conocimiento científico sobre la mujer”, en La salud de las mujeres: hacia la igualdad de género en salud, Elvira Ramos (ed.) Madrid, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales-Instituto de la Mujer, 2002, pp. 29-42 http://www.ugr.es/~tortiz/Genero%20y%20androcentrismo.PDF.

Palacios Gil-Antuñano Santiago, Terapia Hormonal Sustitutiva (THS)  http://www.seme.org/area_pro/textos_articulo.php?id=13
Valls Carme 2006, Mujeres Invisibles  http://heroinas.blogspot.com.es/2011/06/carme-valls-llobet.html ((última visita, 8 de abril de 2014)
“Aspectos biológicos y clínicos de las diferencias”; en http://quark.prbb.org/27/027041.htm (última visita, 8 de abril de 2014)




[1]              Denominamos al modelo médico hegemónico o biomedicina, a lo que en Occidente denominamos
Medicina. La ciencia de la salud/enfermedad que se creó y desarrolló en Occidente a partir de la ciencia
griega y que se estudia en las facultades en la actualidad.

[2]              http://es.wikipedia.org/wiki/Histeria
[3]       http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002915.htm
[4] menopausia.
(Del gr. μήν, μηνός, mes, y παῦσις, cesación).
1. f. Climaterio femenino.
2. f. Época de la vida de la mujer en que experimenta el climaterio.
3. f. Biol. Cesación natural de la menstruación.

climaterio.
(Del gr. κλιμακτήρ, escalón).
m. Biol. Período de la vida que precede y sigue a la extinción de la función genital.

genital.
(Del lat. genitālis).
1. adj. Que sirve para la generación.
2. m. pl. Órganos sexuales externos.

Función.
(Del lat. functĭo, -ōnis).
1. f. Capacidad de actuar propia de los seres vivos y de sus órganos, y de las máquinas o instrumentos.
2. f. Tarea que corresponde realizar a una institución o entidad, o a sus órganos o personas.
3. f. Acto solemne, especialmente el religioso.
4. f. Representación de una obra teatral, o proyección de una película.
5. f. Obra teatral representada o filme proyectado.
6. f. Representación o realización de un espectáculo.
7. f. Fiesta mayor de un pueblo o festejo particular de ella.
8. f. Convite obligado de los mozos.
9. f. Escándalo o alboroto que se produce en una reunión.
10. f. Ling. Papel relacional que, en la estructura gramatical de la oración, desempeña un elemento fónico, morfológico, léxico o sintagmático.
11. f. Ling. Relación que los elementos de una estructura gramatical mantienen entre sí.
12. f. Ling. Cada uno de los usos del lenguaje para representar la realidad, expresar los sentimientos del hablante, incitar la actuación del oyente o referirse metalingüísticamente a sí mismo.
13. f. Mat. Relación entre dos conjuntos que asigna a cada elemento del primero un elemento del segundo o ninguno.
14. f. Mil. Acción de guerra
Leer más...

jueves, 17 de julio de 2014

Refugios de protección: Opciones a la violencia que pone en riesgo la vida



Según los datos de la Secretaría de Salud ( Argentina), una de cada mil mujeres estaría enfrentando una situación de riesgo extremo por la violencia basada en género.
Esto es, que estarían enfrentando severos daños a su salud como para poner en riesgo la vida. Muchas de estas mujeres son desplazadas y expulsadas del ámbito que tradicionalmente ha sido su dominio o territorio, su casa, el hogar en el que viven, para salvar su vida, la de sus hijas e hijos, o para evitar  lesiones de mayores consecuencias.
Los Refugios de protección y atención a mujeres que viven violencia y riesgo, son hasta ahora la alternativa más eficaz y confiable para atender estos casos. 
Su nivel de atención, profesional y articulado, representa el espacio en el que se restituyen las garantías individuales de las personas, y los derechos fundamentales de las que fueron excluidas de manera intermitente en el ámbito del hogar. Los servicios de los Refugios “están diseñados para facilitar el inicio 
de procesos de mayor autonomía para las víctimas y la interrupción del ciclo de la violencia.” Los Refugios por su configuración, requieren un trabajo en red, que se teje con las instituciones de salud, la Academia, seguridad y justicia, y con las organizaciones de la sociedad civil ligadas al tema de la violencia, entre 
otros. Esas mujeres que viven en un estado de excepción debieran tener  acceso a la instauración del Estado de Derecho en sus vidas y espacios en los que habitan, pero, sobre todo, tener la posibilidad de acceder a un estado de bienestar, con políticas afirmativas estructuradas y claras. 
Los Refugios de protección son lugares donde se restaura el Estado de Derecho para esas familias o mujeres que han vivido en un régimen de excepción de sus derechos y violaciones recurrentes en su hogar. 

http://cedoc.inmujeres.gob.mx/PAIMEF/Guerrero/gro01.pdf
Leer más...

miércoles, 16 de julio de 2014

Enfoques exigidos para centros de apoyo a las mujeres



Es grande en muchas ciudades la necesidad de un espacio plurifuncional que atienda al problema de la desigualdad de género y trabaje por que esta termine. Nos interesa destacar el enfoque que estos espacios deben tener desde una perspectiva de derechos humanos y de género, ya que son muy frecuentes  propuestas de  colaboración de carácter confesional que fácilmente terminaran proponiendo el modelo de Santa Monica madre de San Agustín  que tenía a disposición un ejemplo patente de esposa-esclava, producto de la moral cristiana: su madre. Escribe así:
«Cuando cumplió la edad requerida para casarse, fue entregada a un hombre, a quien ella sirvió como a su señor... Soportó, asimismo, su infidelidad matrimonial de tal manera que nunca tuvo con su marido ningún conflicto por este motivo... Cuando muchas mujeres, que tenían maridos menos violentos que el suyo, mostraban en sus rostros señales de haber sido golpeadas y, hablando con sus amigas, éstas culpaban a sus maridos, Mónica no les daba la razón, Mónica veía la culpa en ellas porque no habían sabido callarse. Ella les recordaba entre bromas, pero en serio, que deberían ser conscientes de que se habían convertido en esclavas desde el momento de la lectura del contrato matrimonial. Y que si recordasen su situación, no se sublevarían contra sus señores». Prosigue Agustín contando que el hecho de ver que Mónica no fue golpeada nunca por Patricio, su colérico marido (y padre de Agustín), animó a muchas mujeres a seguir su ejemplo. «Las mujeres que siguieron su ejemplo se lo agradecieron Las que no lo siguieron, continuaron recibiendo malos tratos» (Confesiones IX,9)[i]


Unas instituciones que mantienen a las mujeres en papel secundario y subordinado, ejerciendo sobre nosotras una violencia practica y simbolica que nos ubica en la familia, en la sumisión y la obediencia,  sin preguntarnos donde queremos estar, no merecen nuestra valoración positiva en tanto no nos pidan perdon por tantos años de patriarcado machista sostenido por sus criterios . No queremos patriarcado ni paternalismo, queremos igualdad y equidad .

 Es preciso tener en cuenta que : “La categorización de la violencia contra la mujer como una cuestión de derechos humanos tiene importantes consecuencias. El reconocimiento de que la violencia contra la mujer es una violación de derechos humanos clarifica las normas vinculantes que imponen a los Estados las obligaciones de prevenir, erradicar y castigar esos actos de violencia y los hacen responsables en caso de que no cumplan tales obligaciones. Éstas emanan del deber de los Estados de tomar medidas para respetar, proteger, promover y cumplir los derechos humanos. De tal modo, la exigencia de que el Estado tome todas las medidas adecuadas para responder a la violencia contra la mujer sale del reino de la discrecionalidad y pasa a ser un derecho protegido jurídicamente.
El marco de derechos humanos brinda acceso a una serie de instrumentos y mecanismos que se han elaborado para responsabilizar a los Estados en los niveles internacional y regional. Entre ellos figuran los órganos de derechos humanos creados por tratados y los tribunales penales internacionales, así como los sistemas africano, europeo e interamericano de derechos humanos”[ii]




[i]  Uta Ranke Heinemann  “Eunucos para el reino de los cielos”  de la Editorial Trotta . Madrid, 1994
[ii] file:///C:/Users/t2003/Downloads/2012%20guia%20violenciaFEMP..pdf
Leer más...

martes, 15 de julio de 2014

La violencia del “no mostrar” El feto no es nada sin la madre



 La semana pasada acudí a una conferencia sobre métodos anticonceptivos en una Universidad de Ecuador. La propiciaba un  laboratorio farmaceutico que quería vender pastillas e inyecciones anticonceptivas. Tras unas imagenes de nuestros órganos sexuales, nos indicaron los métodos anticonceptivos . Tremendo ver como se violenta a la mujer haciéndola responsable de la contracepción. A nuestro alcance están muchos métodos, al alcance de ellos el condón porque de vasectomias ni hablar .
Lo peor fue que tras esta explicacion nos pusieron un vídeo de un feto que hablaba , hablaba a la mama, no al papa, no a la sociedad desdibujando la realidad, mostrándose como niño y diciendonos que eramos unas asesinas si abortábamos . 
Es frecuente mostrar a fetos, cual bebes hablantes autónomos, es frecuente seguir violentandonos con valores machistas, que chocan con la realidad social, por ejemplo la ecuatoriana, donde aborta una mujer cada 4 minutos, frente al desprecio de sus gobernantes que saben que la razón de mayor  hospitalización de mujeres son las complicaciones por abortos y solo lo permiten en caso de ser producto de una violación a una "demente" . Por eso es muy valioso el articulo siguiente de Vita Ascensió Arrufat Gallén . Espero que les ayude a entender la realidad . 

 Vita Ascensió Arrufat Gallén
Al igual que el medio ambiente nos enferma o nos mantiene vivos/as, nadie podemos vivir sin el medio”: las ranas para crecer y desarrollarse necesitan de los charcos y los fetos del útero de la mujer. Es la mujer con su decisión la que alberga y mantiene el feto en su cuerpo. Sin esta el feto no puede sobrevivir. Mostrar el feto para señalar el embarazo sin mostrar el útero es violencia de género. Se esconde la verdad cuando no mostramos a la madre. Y este no mostrar es la evidencia de la omisión y por tanto violencia, tal y como la define la ONU.

Acabo de leer el articulo de Beatriz Gimeno, que ha visibilizado en la red Nuria Varela <http://nuriavarela.com/el-feto-como-marca/>  sobre la representación del feto como simbolo de la maternidad. Ella se pregunta como puede ser que la sociedad conservadora se haya abstraido de la figura de la madre para presentar un feto flotando en lo que parece el “espacio sideral”. Esta imagen es un ejemplo de violencia de género. Como todas sabemos, invisibilizar a una mujer o a un colectivo de mujeres es violencia de género.

Es esta una idea que periodistas y políticos/as han de conocer y comprender. Se pretende con la imagen fetal sustituir la esencia de la maternidad. Se oculta pues de dónde venimos y como nos desarrollamos. Es la mujer quien decide sobre la presencia del feto y decide si quieres mantenerlo en su vientre. Mientras en las imágenes se pretende ocultar el útero y a la mujer con un inmenso feto. Es el cuerpo de la mujer quien aloja el feto, el cuerpo de la mujer que tras la fecundación se convierte en el albergue provisional del crecimiento del feto.

Aunque la “ciencia adelanta que és una barbaridad”, de momento sin mujer no puede haber embarazo, tampoco sin el útero, que es la casa del feto, y el lugar en el que puede desarrollarse hasta contactar con el mundo.
El contacto con el mundo se produce durante el parto de la mujer  y el alumbramiento  y así empieza el recorrido del feto para llegar a ser persona. Despues de un tiempo del nacimiento, para unos/as mas corto que para otros/as, el feto que nació se ha convertido en ser humano con las costumbres y la cultura de los seres humanos, que es lo que define la condición de persona.

Te imaginas que a los hombres que acuden a la consultas médicas para una vasectomia, una extirpación de un tumor embrionario, una …,  les hicieramos ir al juez y que fuera el/la juez quien tomara la decisión y no el mismo, asesorado por el/la sanitario/a. Imposible dirás! Vaya tomadura de pelo! ¿como va a juzgar cual es el mejor tratamiento para mi problema de salud un juez? Lo mismo ocurre con las mujeres. Sí, lo sabemos todas ¿como va a decidir si quiero embarazarme y tener un bebé el/la juez? Son las mujeres quienes decidimos sobre nuestro cuerpo. La tutela de los políticos conservadores para con las mujeres es una vergüenza. Disfrutamos de la Declaración de los derechos humanos desde 1948, España ha firmado los acuerdos de Beijing y el Cairo. Tambien las recomendaciones europeas para conseguir acceso en igualdad a los servicios de salud sexual y  reproductiva. Es decir el gobierno español y valenciano tiene un compromiso internacional de relevancia: Disponer de recursos para atender las decisiones de las mujeres en Salud sexual y reproductiva, sin inequidades. Este es el compromiso adquirido y las modificaciones a la Ley de Salud sexual y reproductiva a IVE no van a llevar a esta necesaria equidad de acceso a los servicios de salud. Esto lo ha de saber el Gobierno. No se puede der marcha atrás en los derechos de salud sexual y reproductiva.

En la Constitución Española y las leyes que España ha firmado, como Tratados Internacionales (1) el gobierno tiene asignada la responsabilidad de velar por el cumplimiento de estos derechos y disponer de la Administración del Estado (o de las Autonomías) para facilitar la información a todas las mujeres y ofrecer los servicios necesarios y en condiciones de igualdad para que estos derechos se puedan ejercer, para ello debe facilitar su ejercicio.Aún así debemos, las mujeres, asumir la responsabilidad sobre nuestro cuerpo, para ello necesitamos los conocimientos suficientes para poder escoger la elección mas saludable para nosotras y tener al alcance los recursos necesarios para llevar a la práctica este derecho a la salud.

Puede que dando importancia al feto y sin contar con la madre consigamos que desaparezcan los temores de la maternidad subrogada y lleguemos a pensar que para tener un bebé nada mejor que un útero artificial o una madre de alquiler. Así desnaturalizamos el embarazo y lo convertimos en un proceso tecnológico de la mano de los especialistas y tecnólogos de las industrias sanitarias, como las farmaceuticas. Alguien puede creer que será mejor un embarazo en el laboratorio que en el útero de su madre. Dime tú que prefieres: Una madre que te mantiene durante 9 meses en su barriguita o un útero del laboratorio ¿?

Invisibilizar a las mujeres es violencia de género. Y los poderes públicos son tambien los encargados de denunciarla y castigarla. Se darán cuenta de que estas acciones suponen tirar piedras sobre su propio tejado. Aquí desde que se aprobó la orden de Planificación Familiar y Sexualidad se aplica el derecho a decidir de las mujeres cuando se dice: La mujer tiene derecho a espaciar sus embarazos, a embarazrse con quien ella quiera, y esto lo hemos tenido así desde la creación de los primeros centros de Planificación familiar. ¿Va a arriesgarse el Gobierno a destruir la base de la convivencia pacífica entre los dos sexos en la sociedad?

(1) Declaración Universal de los derechos humanos. AG.res.217ª(HI),ONUDoc. A/810p 71(1948) Declaración de Beijing http://www.umn.edu/humansrts/instre... University of Minessota Libertad Reproductiva y derechos humanos. Derechos reproductivos de las mujeres. Bases legales internacionales. Centro Legal para derechos reproductivos y políticas públicas. 120 Wall Street. New York 10005 USA. Convención internacional de los derechos humanos. Belèm do Parà Declaración sobre la eliminación de la violencia contra las mujeres aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas. OMS 1993. Facct Street N128.

Vita Ascensió Arrufat Gallén
Medica especialista en Medicina Preventiva y Salud Pubica
Autora del libro “Análisis de la demanda de interrupción del embarazo”.
Ediciones pedra de Toc. 1988.
Presidenta Liceu de dones Castelló.

Miembra de ACDESA (asociación en defensa de la salud pública), Coordinadora Feminista pel dret a decidir Castelló y Plataforma Nosaltres decidim Pais Valencià
Imagen tomada  del siguiente vídeo :https://www.youtube.com/watch?v=vd32YERsm9A
Leer más...