Acerca de nosotras ·

domingo, 24 de abril de 2011

Por los derechos humanos de las mujeres en Argelia


"Estoy buscando trabajo, me arriesgo a un año de prisión"
“En la comisaría me dan una lección moral: primero se debe criar a nuestros hijos antes de hacer reclamaciones”
Viernes, 18 de marzo 2011, 13:16 | Entrevista realizada por Farid Alilat.

Dalila Tuat, de 35 años, activista de la Comisión Nacional para los Derechos de los Desempleados, fue detenida por la policía el miércoles, 16 de marzo en Mostaganem, al Oeste de Argelia. Interrogada y puesta bajo custodia durante 24 horas, debe comparecer el 28 de Abril por incitar a una reunión pacífica a través de la distribución de panfletos. Este es su testimionio:
    Mi nombre es Dalilta Tuat. Tengo 35 años y me licencié en Física en la Universidad de Orán. Originaria de Mostaganem, estoy desempleada desde que terminé  la Universidad, más de  ocho años!


    Recientemente, decidí  unirme al grupo por los Derechos de los Desempleados para crear conciencia sobre la difícil situación de los jóvenes que sufren por no poder encontrar un trabajo.

    No estoy en
 ningún partido político. Yo no hago política. Yo nunca lo hice. Reivindico simplemente mi derecho a un puesto de trabajo.

    Lunes, 14 de marzo, distribuí una docena de panfletos de este grupo en Mostaganem. Ese día, me di cuenta de que estaba siendo seguida por hombres vestidos de civil, sin duda la policía. No le presté atención.

    Miércoles, 16 de marzo, he ido alrededor del mediodía a la oficina de correos para retirar dinero de mi madre, cuando tres hombres vestidos de civil me han llamado.


    "Señora, ha repartido usted ayer folletos?
¿A qué asociación pertenece? ¿Qué organización? "Me preguntan antes de pedirme que les siga. Me llevan en un coche a la estación de policía.

    No, estoy sometido a un primer examen. ¿A qué te dedicas? ¿A qué organización pertenece usted? ¿Qué demandáis? ¿Su organización es legal? ¿Tiene  licencia? La policía fue cortés. El interrogatorio duró un cuarto de hora.


    
Luego me presentó a la oficina del comisionado. Se me da  una lección moral. Me dicen que  que primero debemos criar a nuestros hijos antes de hacer reclamaciones. Le explico de forma calmada mi situación: Estoy desempleada desde hace 8 años. Desde que estoy fuera de la universidad, no puedo encontrar un trabajo. He soportado penurias. Tengo un título, pero yo no tengo derecho a trabajar en mi país. Lo intenté todo, llamé a todas las puertas. En vano. Pido sólo un trabajo. Yo no hago política. Matadme o tirarme por la borda si quéreis , pero voy a seguir abogando por el derecho al trabajo.

    Fin de la entrevista.

    Estoy sido conducida a la jefatura de policía, donde la policía judicial.  Me enfrento con el comisionado. Estoy inmediatamente acusada de alentar a la gente a acudir a mítines y distribuir panfletos.

    Me dicen que nuestra acción es ilegal, ya que nuestra organización no tiene licencia. La audiencia duró varias horas. Me  preguntaron acerca de todo, incluso los hechos más triviales.

    Terminada la entrevista, fui conducida al hospital para un examen médico. Explican que este es el nuevo procedimiento. Para asegurarse de que estoy sana y no he sido maltratada. Me dan un certificado médico.

    Declaro no haber sido abusada
​​o maltratada por la policía.

    Me siento como una delincuente. Una criminal.

    Vuelta a la policía. Me permiten hacer una llamada telefónica. La primera desde mi arresto. Advierto a mi madre que estoy detenida por la policía.

    Me informan de que el Jefe de la Policía quiere verme en su despacho. Nueva entrevista  en presencia de alguien que no se presenta.

    Una vez más, repito que yo soy una graduada, en el paro durante ocho años. A los 35, a la edad en la que se puede  formar una familia, corro detrás de un puesto de trabajo. Yo reclamo mi derecho al trabajo.

    No distribuyo  panfletos para incitar a una multitud, sino para dar a conocer nuestras demandas. No se trata de llamar a la rebelión, sino formar a la  gente acerca de nuestras demandas.

    "Usted sabe, la situación actual no es buena", dijo el funcionario. Luego elogió el wali Mostaganem. "Si el señor Wali le muestra los datos de los créditos otorgados, usted no creerá sus ojos ...."

    Estos créditos, no los he visto.Mis hermanos no han visto  ninguno de estos créditos. ¿Dónde están estos créditos? Los créditos se otorgan a personas que tienen el pistón, los brazos largos. Nosotros, el pueblo común, nada.

    Vuelta a la policía. Una discusión con ellos. "¿Qué quieres, somos un país del tercer mundo", dijo un policía. Yo respondo: "Sin embargo, en el diario Jeune Afrique, que dicen que Argelia es un país emergente ..."

    El comisario alabó el Jefe de Estado: "El presidente ha apretado las tuercas a los responsables", dijo. Él  está restaurando los derechos humanos en Argelia. Él está convencido de que todo el mundo tiene sus derechos en Argelia ... "

    El Comisionado cree, o trata de hacerme creer que soy una marioneta en manos de los dirigentes políticos. -Señora , ha sido manipulada, admítalo, no me diga que no ha sido manipulada ... "

    Por la noche, mi madre fue a la comisaría de policía. Me trajo  el almuerzo. Voy a pasar la noche en la policía.

    Mi primera noche en una comisaría de policía. Yo reclamo mi derecho al trabajo, me encuentro bajo custodia.

    El fiscal adjunto llegó al lugar. Me pregunta si la policía me ha leído  mis derechos. Le dije que no!  

    Me llevaron luego a una celda. Las paredes estaban pintadas, colchones y mantas son completamente nuevos. Explica que en las últimas semanas, la policía ha recibido instrucciones para mejorar la situación de la gente en detención preventiva. Un policía me dijo en un mal francés: " Son los Derechos Humanos, Señora ..."

    Los derechos Humanos?! Me pregunto de qué derechos humanos habla. Exijo mi derecho humano a un puesto  de trabajo, me encuentro en una celda!

    La noche ha sido larga en la celda.

    Al día siguiente, la policía me abre un  archivo de datos biométricos. Ahora estoy  ya fichada  como un criminal.

   Me ponen delante del  Fiscal Adjunto. Quiero un abogado. Le pido a mi familia posibilidad  de tener un abogado.  Operación complicada. Los abogados no están disponibles.

    Esta es la primera vez en mi vida que me encuentro en esta situación. Exijo un trabajo, me encuentro a mí misma demandada.

    Por último, voy al  despacho del magistrado.
La entrevista no fue bien.

    Explico al fiscal adjunto que todo lo que quiero es un trabajo. Yo no hago política. La reunión duró varias horas.

    Salgo de la oficina del magistrado. Los empleados me dan un  nuevo documento: una citación para comparecer 28 de abril 2011. Cargos: la incitación a una reunión sin armas a través de panfletos.

    
Me arriesgo a un año de prisión.

    Un año de cárcel por reclamar mi derecho al trabajo.

http://www.dna-algerie.com/reportage/dalila-35-ans-diplomee-au-chomage-je-cherche-un-travail-je-risque-un-an-de-prison

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...